UNA LLAMADA

En muchas ocasiones un pequeño gesto inesperado es válido para cambiar la perspectiva, o para hacerte sentir pleno.

Tras la desafortunada conducta de Luca la noche de la ópera, Cayetana se sentía desilusionada. No paraba de darle vueltas a lo ocurrido y hacía días que no sabía nada del italiano. Le daba igual. Es más, que fuese así la alegraba. Sentía en esos momentos un particular desprecio hacia la persona de Luca. Un sentimiento incontrolable que no le desagradaba, era como una venganza no premeditada.

Cayetana había pasado la tarde bebiéndose un botella de vino regalo de su amiga Alicia. Saboreando estaba el rico caldo cuando su móvil sonó. Era un mensaje de Luca. Ella lo dejó pasar como dejó pasar ese sentimiento de desprecio que habitaba en ella y que no molestaba.

Dos horas más tarde la llamaban. No era otro que ese que envió un mensaje que no tuvo respuesta. Cayetana dudaba sobre lo adecuado o inadecuado de responder. Y sobre todo de si le apetecía hablar con ese que la estaba haciendo sentir tan lejos de ella misma.

Respondió. Luca fue tan capaz de hacerla volver en sí, que ella no pudo más que ceder ante él. Era un hombre especial a la par que complicado, que hacía las cosas aparentemente difíciles siendo la facilidad su estado final. Y sólo se detenía en lo importante. Un solo gesto suyo podía llegar a remover las entrañas. Cayetana era muy consciente de ello, por lo que temía poder quedar de alguna manera en sus manos. Motivo éste por el cual debía cubrirse a fin de no salir herida. Y eso sí era importante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s