2 EN EL PENSAMIENTO

No siempre todo sucede cuando se espera. Puede pasar un año desde que te despediste de alguien sin demasiada atención y que doce meses después te confiese que deseaba besarte desde aquel instante 365 días atrás, en el que te vio por primera vez. Entonces decides que es el momento oportuno de dejar todo fluir.

Cayetana vivía inmersa en los preparativos de un fiesta que no le apetecía dar, y utilizaba como excusa el tiempo que dicho evento le robaba para distraer la atención de lo importante que no era otra cosa que llamar a Luca para contarle lo que hacía tiempo tenía intención de poner en conocimiento del italiano. Por una razón un otra, lo posponía. Aparte, el israelí estaba más presente que nunca y ella lo deseaba como siempre.

Los hombres que tenía cerca eran agradables, pero ahora no era el momento de decantarse por buscar el amor. No antes de resolver el misterio -para ella- de la muerte de su esposo, algo que la seguía cegando y que de momento, salvo excepciones, no le permitía ser ella misma ni avanzar sin tener que sentir nostalgia o la falta de ella.

Se había prometido que esa misma semana le contaría a Luca lo del mapa. Ya no aplazaría más algo que debió hacer hacía semanas. Debía afrontar esa situación que le incomodaba para no seguir creyendo que era tan importante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s