EL HOMBRE PERFECTO

El italiano apareció sin dar tiempo a Cayetana a planificar ese encuentro. Había pasado algo de tiempo, el mismo que resultó de utilidad para huir de él. Ahora la cita era ineludible. Sentía curiosidad por saber como se tratarían después de no haberse visto en semanas, y a la vez temía su reacción.

Luca  apareció con la misma frescura y procesándole el mismo cariño de siempre. Eso irritaba a Cayetana que no podía entender como ese hombre podía actuar de un modo tan dulce y correcto siempre. Ella trató de adaptarse a las circunstancias, pero su fuerte carácter pesaba más que sus ganas de complacerlo. Aún así, no fue un encuentro desagradable.

Después de todos los hombres con los que se había cruzado en los últimos meses, en el fondo sabía que solo uno era el que realmente la hacía temblar, y no era otro que ese que ahora mismo ante ella, gesticulaba animadamente haciéndole saber que tenía interesantes planes para ellos en cuanto a lo que a la Sociedad se refería. Ella escuchaba pero su atención se veía atraída por la belleza de aquel hombre tan perfecto que daba miedo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s