HOJA EN BLANCO

Parecía increíble, pero ya había pasado otro año. Otro más en una vida que de algún modo seguía desordenada. La palabra no sería esa en concreto, se decía Cayetana, más bien una vida en la que de momento no todas las piezas encajaban a la perfección.

Era el momento ideal para hacerse con el engranaje perfecto, para vivir sin mirar atrás o casi sin mirar. Debía poner punto y final a esa situación que la desestabilizaba llevándola al borde de un abismo silencioso.

Su paciencia en los últimos meses había experimentado más uso de lo habitual, por lo que ya quedaba poca de ella, y la poca que quedaba estaba muy mermada. Aún así no estaba desanimada. Muy al contrario de lo que se pudiese pensar, se encontraba preparada, ahora más que nunca, para resolver su cuenta y no dejar un borrón sino un papel blanco y brillante en el que escribir una nueva versión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s